Amplifica » Causas Nido Social

RECONSTRUCCIÓN DEL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DEL SON JAROCHO

Nido Social es una asociación civil, autorizada como donataria, que busca crear, desarrollar y estructurar proyectos sociales con impacto positivo en nuestro país. Nos vinculamos con otras organizaciones e instituciones que impulsan la resolución de problemáticas estructurales con un enfoque innovador.

Con esto en mente, nos sumamos a los esfuerzos de Natalia Lafourcade en la creación, desarrollo e implementación del proyecto integral “Reconstrucción del Centro de Documentación del Son Jarocho” el cual tiene como objetivo crear un espacio físico que albergue la riqueza cultural de Jáltipan y el folklore Jarocho a través de la promoción de sus usos y costumbres, música, gastronomía, danza, jarana, y demás recursos culturales, dentro y fuera de la región. El donativo contribuirá al desarrollo e implementación de la primera etapa de Reconstrucción de la infraestructura afectada por los sismos ocurridos en el pasado mes de septiembre del presente año, así como de la habilitación y equipamiento de los espacios para el desarrollo de las actividades.

Tras los sismos del pasado septiembre el Centro de documentación se vio fuertemente afectado. También las casas de los Cojolites quienes vivían ahí. Estás instalaciones deben ser demolidas para poder levantarse de nuevo, como el corazón de la gente de Jáltipan. Los Cojolites son grandes músicos y han atravesado fronteras porque al conocer el valor de su cultura, lo han compartido grabando discos, participando en producciones de cine y de televisión y han recibido nominaciones al Grammy y otros reconocimientos internacionales. Los Cojolites son el motor del centro, su trabajo, ahora detenido, necesita reconstruirse para seguir generando un intercambio cultural, por medio de residencias artísticas, diferentes clases, perfeccionamiento, asesorías, la implementacion de un estudio de grabación, la producción audiovuisual, en fin, un sin número de acciones en las que personas de cualquier país puedan disfrutar y compartir su legado cultural. Su deseo es que su gente esté preparada para ser valorada y respetada donde quiera que vaya. Finalmente todo es para mejorar la vida, para atesorar las tardes en las que se puede comer, esperar a la familia, jugar al amor, reír o bailar, todo en un lugar cuya escencia une personas y las hace solidarias y orgullosas de sus raíces.